El robo del siglo cumple cien años

Vicenzo Perugia se escondió un domingo de finales de agosto de 1911 en el Museo del Louvre para al día siguiente cometer el robo de uno de los cuadros más famosos del mundo, La Gioconda, pintado por el genio del Renacimiento Leonardo da Vinci, aprovechando que la institución permanecería cerrada al público durante el lunes. A pesar de que la obra se recuperó en 1913 cuando el ladrón intentaba venderlo a un comerciante de arte italiano, son muchas las que no corren tanta suerte. Así, la aseguradora Allianz recuerda que todavía existen muchas obras de arte que carecen de seguro y que las pérdidas anuales asociadas a este tipo de delitos rondan los 6.000 millones de euros a nivel mundial, ocupando el cuarto lugar tras el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas y la trata de personas. Pese a esto, el seguro de las obras de arte adquiere poco a poco mayor relevancia debido al crecimiento que viene experimentando el mercado, así como al constante traslado de obras que forman parte de distintas exposiciones.

Fuente