Inversión en arte, refugio en tiempos de crisis

A pesar de que en los últimos años la recesión financiera ha puesto numerosos obstáculos a los fondos de inversión en arte, existen una serie de supervivientes que se dedican incrementar colecciones, apostando por ello decididamente. Éste es el caso del Thornton Fine Art Investment, creado por Viktor Vekselberg, que compró la colección de los huevos de pascua de Fabergé en 2004 o el Fondo Graham Arader que quiere incrementar su fondo de pintura norteamericana, cuyo rendimiento económico fue del 25% en 2008, con el apoyo de tres bancos. Otro fondo destacable es el que desde 2006 realiza Danielle Luxemburgo que desde ARTVEST, un fondo compuesto por 60 obras contemporáneas de artistas emergentes en el que invierten 25 miembros que tienen asegurado que pasados tres años recibirán dos piezas de la colección o su equivalente en efectivo.

Fuente