Los graffitis toman la Bienal de Sao Paulo

Ivo Mesquita, comisario de la Bienal de Sao Paulo, pretendía que esta 28 edición fuese un homenaje al vacío, pero el pasado domingo 25 de octubre, un grupo de cuarenta graffiteros con aerosoles irrumpieron en el recinto. Tras romper el cordón de seguridad que vigilaba un concierto del duo de música electrónica Fischerspooner, los artistas callejeros rociaron las paredes sin obra hasta que fueron reducidos por las fuerzas del orden. De esta forma, tras ponerse de acuerdo a través de diversos sitios en Internet durante los días previos, los graffiteros pretendían protestar contra la cita y la decisión del comisario de dejar sin obra una de las tres plantas que componen la bienal. La acción fue aplaudida por un grupo de visitantes, que creyeron, en su mayor parte, que formaba parte de un acto programado desde la organización de la Bienal. Esta edición de la feria brasileña pasará a la historia por la sala vacía de 12.000 metros cuadrados de la segunda planta del pabellón y los omnipresentes muebles de madera que han uniformado la presencia de la obra de los 42 artistas participantes. Ambas propuestas no han dejado de cosechar numerosas críticas.

Fuente