Las Brillo-Box se multiplican

El escándalo no ha podido ser mayor. La «Stockholms Auktionverk» (Casa de Subastas de Estocolmo) retiró de su catálogo de ventas el mismo día de la esperada subasta de Primavera su número fuerte: una de las famosas cajas de Andy Warhol de 1968, conocida como ”Brillo-Box”, valorada en un millón de coronas. La razón fue el insistente rumor de que ese objeto podía ser falso. El diario Expressen, tras seguir la pista a esos rumores, destapó la caja de los truenos al descubrír, ante el estupor general, que las «Brillo boxar», más de 100 cajas idénticas a las originales, se habian fabricado en Malmö en 1990, es decír, tres años despues de la muerte de su autor. El director del Moderna Museet, Lars Nittve, explica que ha tomado las medidas necesarias para que se desvelen los detalles de este colosal engaño y que está ayudando a la «Warhol Foundation» en la difícil tarea de decidír cuantas cajas falsas hay en circulación: «Es un tema que no atañe a nuestro museo. Nosotros (el Moderna) recibimos una donación en 1995 de varias «Brillo-boxar» y ahora no sabemos si son falsas o no. Lo único cierto de todo este desagradable asunto es que Andy Warhol creó en Estocolmo algunas en 1968 (no se sabe exactamente cuantas aunque no fueron muchas) y hoy hay cientos en circulación alrededor del mundo que se han vendido, y se venden, como si fueran auténticas». La consecuencia legal es clara: todos aquellos que han comprado esos objetos de colección por sumas millonarias tendrán derecho a reclamar el dinero que pagaron por ellas. Una de esas cajas se vendió el 5 de abril por 1,3 millones de coronas en Christies, en Londres.

Fuente