Cuidado con las falsificaciones

La Brigada de Patrimonio Artístico de la Policía detuvo, en una operación organizada, a seis personas cuando se disponían a vender un cuadro falsamente atribuido a Velázquez por 900.000 euros. Los agentes localizaron a una mujer que trataba de perpetrar la estafa -pretendía vender un retrato de Felipe IV que atribuía al pintor sevillano- e identificaron a un hombre, copropietario de la obra y dedicado a la venta de obras de arte a través de terceras personas y comerciantes. Junto a ellos, colaboraban otras personas que realizaban tareas como restauración, retocar pinturas, guardar las obras o venderlas. A los detenidos se les imputan delitos por estafa, contrabando y delito fiscal.

Las pinturas «más modestas» atribuidas a pintores de siglos pasados, se comercializaban a partir de los 10.000 euros, aunque algunas de ellas, sobre todo las falsificaciones de Jan Brueghel, Van Dyck o Tintoretto, alcanzaban cantidades muy elevadas. Sin embargo, aún así, en el mercado del arte podían considerarse como «gangas».

Los agentes de la Brigada de Patrimonio analizan aún las facturas y documentación intervenida a la red de falsificadores detenidos para acreditar la existencia de un delito de contrabando, identificar a posibles víctimas de otras estafas similares a las detectadas hasta ahora y someter al estudio de expertos en la materia las obras intervenidas para corroborar que se tratan o no de falsificaciones de obras famosas.

Los investigadores de la Brigada de Patrimonio Histórico recomiendan que las obras de arte sean compradas en establecimientos abiertos al público con los certificados oportunos y el asesoramiento de varios expertos para evitar así ser víctima de posibles estafas.

Fuente