Scotland Yard expone cuadros falsificados

Picasso, Chagall o Edgar Hunt son algunos de los artistas cuyas obras centran una exposición recién inaugurada en el Victoria and Albert Museum. Nada fuera de lo normal, si no fuera porque todos y cada uno de los cuadros expuestos tienen una cosa en común: son falsos, aunque a duras penas pueden distinguirse de los originales. Por ello, Scotland Yard ha organizado esta muestra con la que pretende alertar a coleccionistas y marchantes de arte de la proliferación de un delito que mueve millones en todo el mundo.

Aunque a primera vista la exposición se distinga poco de cualquier otra muestra de este tipo, no es precisamente de arte, sino de crimen organizado, de lo que más se habla en los pasillos del Victoria and Albert Museum, que la alberga. "Es fascinante la increíble habilidad de algunos de estos pintores", señaló Fiona Ford, de LAPADA, la Asociación de marchantes de arte y antigüedades. "Si todos los marchantes vieran esta exposición, les impresionaría lo cuidadosos que deberían ser".

El mayor peligro que implica la falsificación en el mundo del arte es la devaluación de los originales. La documentación que certifica la autenticidad de una obra de arte puede ser igualmente falsificada, así que incluso aquellas obras acompañadas de la documentación pertinente pueden ser falsas. Según el historiador y anterior director del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York Thomas Hoving, las falsificaciones copan hasta un 40 por ciento del mercado. Parte importante de esa cifra se debe a un talentoso dúo de falsificadores que, según las autoridades, podría contribuir a esa progresiva devaluación del arte en el futuro.

Fuente