¿Pollock? ¡A cara o cruz!

Puesto que nadie sabe con certeza si esa obra de arte es un Pollock genunino, no hay manera de pronosticar si la obra se venderá por 1.000 euros, 100.000 o más. La pintura fue hallada en febrero junto con otras posesiones de Lynn Anderson, de 70 años, un ciudadano de Miwaukee que era un renombrado arquitecto. Anderson se encuentra incapacitado y no puede describir el origen de la pintura. Sin embargo, detrás de la obra están escritas estas palabras: "Adquirida en Nueva York en el verano de 1959 o 1960" y "Jackson Pollock". La nota también lleva las iniciales de Anderson.

La pintura fue creada con un estilo de goteo, con líneas de pintura acrílica en negro, rojo y amarillo. Es del tamaño de dos hojas de cuaderno colocadas de pie. Sin embargo, la obra que será subastada el miércoles no ha sido ratificada como genuina ni tampoco se le ha hecho una autenticación, debido a que los herederos de Anderson no desean cubrir los gastos, indicó Richard Ranft, presidente del Servicio de Subastas de Beloit en el sur de Wisconsin. Esto significa que una persona podría llevarse una obra que vale millones de euros por un precio irrisorio, o bien alguien puede gastar una suma de al menos seis cifras por un rectángulo de cartulina manchada carente de valor.

Fuente