El arte de colección más activo que nunca

Las dos principales casas de subastas, Christie's y Sotheby's, acaban de cerrar su temporada londinense con recaudaciones superiores a las registradas en 1989, año cumbre del sector. Hace apenas dos semanas, el mercado del arte se conmocionaba con una espectacular noticia: Picasso era vencido por Gustav Klimt. El retrato de Adele Bloch-Bauer, pintado por el artista austriaco en 1907, había sido vendido por 135 millones de dólares (cerca de 107 millones de euros). El comprador era Ronald S. Lauder, magnate de la famosa firma de cosméticos, propietario de numerosas obras de Klimt, que estaba encaprichado con esta obra desde que la conoció. La vendedora fue Maria Altmann, de 90 años, sobrina de la mujer retratada. Despuntaron en Londres los grandes nombres del siglo XX y las obras maestras que rara vez se ofrecen en venta pública. Entre ellos, Amadeo Modigliani, cuyo Retrato de Jeanne Hébuterne (con sombrero) se subastó en Sotheby's por 23,7 millones de euros, incluidas tasas comerciales, casi el doble del mínimo estimado por los expertos de la firma. El pasado mes de junio, el mercado superó las cotas de los años ochenta del siglo pasado. Christie's contabilizó 206 millones de euros y 14 marcas mundiales, entre ellas por un hierro de Eduardo Chillida, en sus sesiones de arte moderno, impresionista y contemporáneo. Sotheby's, con una recaudación global de 221 millones de euros, rompió 13 importantes récords en Londres. Unos y otros coinciden en sus proyecciones optimistas del futuro. En el último sondeo entre unos 150 agentes del sector, publicado en ArtTactic.com, se observa una robusta confianza en el futuro a corto plazo del mercado de arte contemporáneo. Nadie habla de crisis ni de nubarrones, sino de diversificación, expansión y crecimiento. La caída en picado de los precios en 1990 se atribuye a la salida de los inversores japoneses, motor del auge que el mercado experimentó en los años previos. El sector no volvió a reactivarse hasta mediados de los noventa y viene creciendo desde 2001, en los últimos años a un ritmo más acelerado. En Nueva York, el otro gran escenario junto a Londres de todo este exclusivo mercado, el panorama es de euforia total.

Fuente