Ojo con las gangas

Una estatua egipcia de alabastro supuestamente del segundo siglo antes de Cristo inspeccionada por expertos en antigüedades y vendida en subasta parece ser producto de un falsificador del siglo XXI.

Inspeccionada por el Museo Británico y vendida a través de Christie's al Ayuntamiento de Bolton, norte de Inglaterra, la estatua de la princesa Amarna, hija del rey Ajenaten y Nefertiti, era supuestamente uno de tres ejemplos de arte egipcio de ese período.

Sospechosamente, la estatua se vendió por una cantidad muy inferior al valor real atribuido por los expertos: unos 640.000 euros en lugar de los 1.5 millones que podían esperarse de ella.

La razón dada para esa ganga era que los misteriosos propietarios de la estatua querían que se quedase en la localidad de Bolton. Sin embargo, el departamento de Antigüedades de Scotland Yard ha iniciado una investigación después de que el Museo Británico informase de la llegada de un relieve sirio sospechoso.

Los expertos a quienes se pidió tasar el relieve observaron que procedía de una fuente similar a la de la princesa Amarna.La policía se incautó del relieve y de otros dos objetos en Londres, embargó la supuesta estatua egipcia y llevó a cabo una redada en casa de un vecino de Bolton sospechoso de falsificación. Según declaró el inspector Martin Freschino al periódico, la casa del individuo parecía un taller: 'Había objetos de mármol y diversos instrumentos para hacer estatuas'.

Fuente